¿Realmente necesitas el móvil cuando estás con tu peluquero?

    ¿Realmente necesitas el móvil cuando estás con tu peluquero?

    Estamos inmersos en una especie de microondas: todo lo queremos ya y ahora, y esto en gran medida es por culpa del mundo digital. Los teléfonos móviles, las tablets y los ordenadores nos han acostumbrado a que cualquier duda que nos surja, cualquier gestión que queramos hacer, quede aclarada en ese mismo instante con tan sólo tocar un botón. Vivimos, la mayor parte de nuestro tiempo, aislados del mundo que nos rodea. Andamos como auténticos zombies por la calle, más preocupados por contestar al amiguete de turno el chiste que nos acaba de enviar vía Whatsapp, que por cruzar sin que nos atropelle un coche. La vida pasa por nuestro lado sin que la disfrutemos. Cualquier día acabaremos dentro de la Fuente de Goya de la Plaza del Pilar, sin habernos percatado que nos acercábamos a ella.

    El último refugio para los rebeldes, el último lugar donde poder conversar en un momento  donde la interacción entre las personas a nivel “humano – humano” está de capa caída, podría ser la sala de espera de una barbería.

    Esa importante zona de cualquier peluquería deberían ser considerada como una especie de Oasis dentro del bullicio de la ciudad; un lugar donde descansar de cualquier ruido, exceptuando del de los secadores y del leve sonido de las tijeras cortando nuestro pelo; un lugar donde esperar mientras leemos la prensa; un lugar donde cerrar los ojos mientra hueles la agradable mezcla (que surge de manera inexplicable, ya que intentaríamos hacerlo en casa y no conseguiríamos que saliese igual) entre champús, lociones y aceites esenciales; un lugar donde conversar con nuestro barbero;…

    A nosotros nos gusta saludar a quienes se adentran en nuestro local. Apreciamos a cada persona que accede por nuestra puerta. Nos encanta conocer a nuestros clientes, porque ¿cómo podemos saber qué imagen va mejor con tu personalidad, si no tenemos la oportunidad de hablar contigo? Pues todo ello se desvanece en el mismo instante en el que entras, y lo haces hablando por el móvil.

    Ven a visitarnos, relájate, ríe con nosotros, permítete disfrutar de la vida y sobre todo, aprende a desconectar y pasar un rato agradable cuando estés en la flamante nueva sala de espera de nuestra Peluquería.

    Luis Villa - 2020 | Condiciones Generales | Contacto