Cómo podemos conseguir un afeitado 10

Cómo podemos conseguir un afeitado 10

Dice la RAE que afeitar es «cortar a alguien, a ras de la piel, la barba, el bigote o el pelo de cualquier otra parte del cuerpo», pero… ¿sabemos cómo debemos hacerlo correctamente?

Existen dos formas de afeitarnos: afeitado en seco, con la maquinilla eléctrica de afeitar; y el afeitado en húmedo, con la navaja de toda la vida o la maquinilla multihoja o desechable. Queremos hacer una serie completa de posts sobre afeitado, y precisamente en éste ultimo caso es en el que nos vamos a centrar para hacer el artículo de hoy.

EMPEZAMOS USANDO AGUA CALIENTE

Para que nuestra cara sufra lo menos posible y consigamos un resultado mucho más apurado, deberíamos reblandecer antes que nada nuestra barba con agua caliente. Lo ideal sería afeitarnos al salir de la ducha, ya que el vapor abre los poros de nuestra piel, y facilita el paso de la maquinilla.

CONTINUAMOS APLICÁNDONOS GEL O ESPUMA DE AFEITAR

Con este paso evitaremos las irritaciones en la piel: pensemos que el contacto directo de la maquinilla con nuestra cara es muy abrasivo. Tanto el gel como la espuma de afeitar nos los aplicaremos en movimientos circulares por el área que queremos afeitar, echándonos una cantidad que cubra totalmente nuestra piel. Para un óptimpo resultado dejaremos actuar el producto unos dos minutos.

¡VAMOS A AFEITARNOS!

Lo primero que debemos hacer es fijarnos si nuestra hoja de afeitar está en perfecto estado, cambiándola si fuese necesario, ya que de lo contrario nos exponemos a que nuestra cara se llene de cortes e irritaciones. ¿Cúal es la mejor manera de afeitarnos? Nosotros recomendamos hacerlo en el sentido del nacimiento del pelo (habitualmente de arriba a abajo) y si tenemos alguna parte donde nos cuesta más rasurarnos, sólo en ese caso, lo haremos a contrapelo. Para saber el sentido de nuestro pelo, basta con pasarnos la mano por la zona que deseamos afeitar: si notamos resistencia estamos haciéndolo a contrapelo, si no la notamos, lo hacemos en el mismo sentido del crecimiento de éste.

La cuchilla de afeitar la debemos pasar suavemente para evita los típicos cortes o enrojecimientos, a la vez que estiramos la piel. Cada cierto tiempo debemos limpiar la cuchilla, en agua caliente, con el fin de que no se acumulen ni los pelos, ni el gel o la espuma que estemos utilizando.

Las zonas más fáciles de afeitar son las mejillas y el cuello, y precisamente son éstas las que afeitaremos en primer lugar. El área que se encuentra alrededor de los labios y en la barbilla se afeitará en segundo lugar, de este modo, dejaremos actuar durante más tiempo la espuma para evitar, en la medida de lo posible, algún que otro corte o irritación. Finalizaremos cortando las patillas, y fijándonos que queden las dos de la misma longitud, comparándolas con la altura de las orejas.

NOS LAVAMOS LA CARA

Cuando ya hemos acabado nuestro afeitado, sólo nos queda lavarnos la cara con agua fría y de esta manera nos quitaremos los restos de gel o espuma que hemos utilizado durante el proceso. Secaremos con sumo cuidado la cara con una toalla o con un tissue.

Y PARA FINALIZAR…

… nos aplicaremos en la zona afeitada nuestro aftershave preferido: logrará un efecto almante y dejará en nuestro rostro un olor muy agradable. Deberíamos evitar usar productos con alcohol, pues lo único que conseguiríamos sería irritarnos y escocernos.

¿Y a ti? ¿Cómo te gusta afeitarte?

Luis Villa - 2020 | Condiciones Generales | Contacto